Dudar a cualquier precio

dudaba tanto que hizo de la duda un método, pero no pudo dudar de su dudar. Entonces llegó a una certeza, a un axioma-piedra fundamental.Siempre ví que la trampa del racionalismo cartesiano es un dogmatismo disfrazado de escepticismo.
¿Pero de qué hablamos cuando hablamos de dudas?
Creo que algunas veces cuando hablamos en este foro sobre dudas y certezas, mezclamos algunos niveles de discusión.
La primera, es la duda gnoselógica, o digamos, “intelectual”... me gusta definirla como un discreto que nos hace cautelosos y analíticos. Esta duda se resuelve con una etiqueta de , lo cual nos da un lugar en el mundo... ¿o no? Autodenominarnos es una suerte de certeza, pero bueno, tampoco pretendo hilar tan fino... sigamos...
Si hacemos algo más que pensar y somos consecuentes con esta duda, pasamos a un segundo nivel. La duda nos recordará a cada hora que no vivimos en un mundo absolutamente predecible. Que somos incapaces de controlar las variables que caen fuera de la esfera de nuestra voluntad, que no tenemos ninguna seguridad respecto al pasado (porque podemos haber olvidado o ignorado) ni respecto al presente (porque se va de nuestras manos y no podemos atraparlo) y tampoco (mucho más obvio aún), en relación al futuro.

Fuente: http://cruzandopalabras.idoneos.com/index.php/Dudas_y_certezas

martes, 6 de abril de 2010 en 21:31

0 Comments to "Dudar a cualquier precio"

Publicar un comentario

Loading...